Activate Us

Números de contacto de emergencia

Tenga en cuenta que:

Los servicios de respuesta están garantizados SOLO para los Miembros. A los no miembros no se les garantiza una respuesta y se les pedirá que firmen un contrato de no miembros. Los servicios y las tarifas difieren. Los gerentes de servicio pueden ser contactados para ejercicios.

Oil Spill Response Limited Oil Spill Response Limited

Welcome to OSRL

  • Insight
  • Crisis Management

Derrames de petróleo y la pandemia: lecciones compartidas para las comunicaciones de riesgo

Consideramos y exploramos paralelismos de las comunicaciones pandémicas del Reino Unido y si estas pueden transferirse a comunicaciones dispersas.

  • By Andy Nicoll
  • 9 min read
  • ene. 18, 2022

Derrames de petróleo y la pandemia: lecciones compartidas para las comunicaciones de riesgo

Llama la atención la cantidad de paralelismos que podemos establecer entre la crisis sanitaria del Covid-19 y una respuesta al derrame de petróleo. Ambas son situaciones de respuesta de emergencia que pueden tener impactos que duran meses o años.  En este artículo, consideramos una opción de respuesta específica, la del uso de dispersantes y exploramos los paralelismos y las lecciones aprendidas de las comunicaciones en torno a la respuesta a la pandemia en el Reino Unido y si estas pueden transferirse a comunicaciones dispersantes efectivas. 

Explicación de un problema técnico

La aplicación de dispersante es una opción de respuesta que busca aumentar la tasa de dispersión natural y dilución en la columna de agua. El aceite se descompone en gotas más pequeñas en la capa superior de la superficie de las aguas, lo que las hace más disponibles para los microorganismos en la columna de agua, que pueden descomponer (biodegradar) las gotas en sus constituyentes elementales. 

A diferencia de otras opciones de respuesta, el dispersante no elimina el petróleo del medio marino. Por esta razón, puede ser un desafío comunicar de manera efectiva los beneficios de la técnica.

Hemos visto este desafío durante respuestas pasadas, como el incidente de Macondo en el Golfo de México, en 2010.  Del mismo modo, en la crisis de Covid-19, vimos lo difícil que podría ser para los políticos y los "expertos" explicar la situación que se desarrolla rápidamente y los posibles resultados futuros a una población que estaba asustada, escéptica o ambas.

A pesar de los pasos proactivos, los encargados de las comunicaciones de riesgo, ya sea en la preparación y respuesta a la pandemia o en el derrame de petróleo, son vulnerables a las "noticias falsas".  Siempre habrá quienes opten por rechazar la narrativa convencional, respaldada científicamente y favorecer una explicación alternativa, sin importar cuán escandalosa o infundada pueda parecer esa visión.  Las redes sociales permiten que tales puntos de vista se perpetúen y se multipliquen como un virus donde incluso la "inyección" de la verificación independiente de los hechos hace poco para detener la corriente subyacente de desconfianza.   

Comunicación de compensaciones

Un derrame de petróleo y una pandemia presentan la situación en la que algo ha ocurrido y la tarea en cuestión es mitigar las consecuencias lo mejor que podamos.  Puede haber varias opciones y opciones para limitar el daño. Para los derrames de petróleo, existe un proceso establecido que considera estas opciones y elecciones objetivamente basadas en la ciencia en lugar de por la emoción.  

Una revisión sistemática de las técnicas de respuesta también considerará y comparará los posibles beneficios e inconvenientes. Este proceso se conoce como Evaluación de Mitigación del Impacto del Derrame (SIMA) en la comunidad de respuesta al derrame de petróleo. SIMA puede utilizar criterios objetivos, matrices de vulnerabilidad de receptores y hojas de cálculo para respaldar el proceso y el rigor necesarios para apoyar la selección de las mejores (o menos peores) acciones de respuesta. La industria petrolera internacional ha producido una guía de buenas prácticas para implementar el proceso SIMA.

Las discusiones de SIMA a menudo se centran en desacreditar mitos y percepciones infundadas. Pero ya sean dispersantes o vacunas, es necesario equilibrar los efectos perjudiciales para la salud, la economía o el medio ambiente (percibidos o reales) contra el abrumador lado positivo respaldado por la evidencia de la historia clínica o la ciencia precisa e inequívoca. 

Los gobiernos y los científicos de todo el mundo, sin duda, utilizaron un enfoque similar para reforzar las acciones de respuesta a la Covid-19 (por ejemplo, distanciamiento social, uso de máscaras faciales, higiene de manos, vacunación, confinamiento) Sin embargo, todos estos controles tienen una serie de beneficios e inconvenientes. Cada uno requiere una justificación para la priorización para ofrecer el mejor resultado general para la población.

En otra correlación interesante, los dispersantes y las vacunas Contra el Covid-19 vienen en múltiples mezclas y de una variedad de fabricantes internacionales en ambos casos. Una pregunta obvia para hacer, por lo tanto, es, ¿cuál es el mejor producto para usar para mi situación? Es casi seguro que la respuesta a esta pregunta es "¡Es la que tienes!". 

Tanto los dispersantes como las vacunas se someten a procesos de ensayo y aprobación de desarrollo para garantizar que los productos finales hayan demostrado ser seguros y eficaces.  Además, los protocolos independientes de ensayo y seguimiento garantizan aún más que los productos siguen siéndolo cuando se despliegan. Por lo tanto, poco importa qué producto tienes. De hecho, todos habrán pasado estos estándares de referencia críticos de calidad, eficacia y seguridad (o toxicidad en el caso de los dispersantes) y deberían funcionar según lo diseñado suponiendo que las condiciones lo permitan. 

Presentar la ciencia con claridad

Ya sea que se trate de un derrame de petróleo o una pandemia global, comunicar ciencia compleja de una manera clara, concisa y accesible siempre es complicado.  

A lo largo de la pandemia, nos hemos familiarizado con una serie de expertos respetados que utilizan modelos visuales, gráficos y tablas para explicar la dinámica de la situación y las proyecciones en una variedad de escenarios. 

Los expertos nos presentan regularmente gráficos de tendencias comparativas junto con proyecciones de los mejores y peores casos, pero también ha habido algunos errores.  Por ejemplo, los programas de software no siempre se muestran como deberían en las pantallas de presentación que tienen una desafortunada tendencia a cortar u oscurecer el eje del gráfico o la leyenda, lo que hace que la información sea confusa o inútil. Además, el desafío de explicar la inexactitud e incertidumbre inherentes de los modelos de pronóstico puede socavar aún más la confianza en la información mostrada.

Ya se trate de un soundbite de una conferencia de prensa o de un titular de periódico, la claridad sucinta es esencial para transmitir con éxito el mensaje deseado.  Sin embargo, pintar un cuadro con palabras requiere habilidad y en Inglaterra, el subdirector médico del gobierno, Jonathan Van-Tam, es un reconocido maestro de la técnica.  Sus metáforas y analogías futbolísticas tocaron la fibra sensible de una población ansiosa y confirmaron su estatus de culto como la cara más confiable de la Pandemia de COVID-19. 

Es esencial aplicar consistentemente el principio KISS (Keep-It-Simple, Stupid) en la comunicación de riesgos.  Los estudios han demostrado que al cerebro le resulta relativamente fácil comprender los tres, ya sean conceptos discutidos o subliminalmente dentro de los colores, fuentes y estilos utilizados.   Empuje eso marginalmente hasta cuatro, y el cerebro se confunde sobre dónde mirar y qué hacer. "Manos, Cara, Espacio" es un recordatorio de cómo se aplicó este principio en los primeros  días de la pandemia y proporciona un ejemplo de la claridad del mensaje necesario.  

Los videos cortos y a menudo repetidos con un mensaje memorable han sido una herramienta de participación crítica, particularmente para llegar a la generación más joven que puede no acceder a los medios de comunicación tradicionales.  Además, estos videos se comparten a través de las plataformas de redes sociales y ayudan a atraer a una audiencia que antes era difícil de alcanzar.  

Las redes sociales, esta bendición mixta, también pueden ser un caldo de cultivo para la desinformación, la desconfianza o el desprecio.  Una situación emotiva (por ejemplo, Covid 19 o un derrame de petróleo) puede polarizar fácilmente las opiniones y los algoritmos que impulsan estas plataformas permiten a aquellos que buscan una narrativa alternativa encontrar quién y qué están buscando, sin importar cuán creíbles (o no) puedan ser tales puntos de vista. Sin embargo, es cada vez más importante hacer uso de la oportunidad de participación que brindan las redes sociales. Si no administras este espacio, ¡te administrará a ti! Los escépticos buscarán socavar la narrativa dominante en cualquier caso, pero la participación de las partes interesadas a través de estas plataformas también es una herramienta poderosa, que de manera similar necesita encontrar un lugar para ser escuchado.

Aplicación de lecciones de la industria

También vale la pena señalar que algunas de las técnicas de comunicación de riesgos utilizadas en la pandemia han evolucionado a partir de eventos anteriores de interés global en otros sectores. 

Por ejemplo, después del incidente de Macondo, la industria petrolera contrató a un equipo de expertos en comunicación para ayudar a involucrar a las partes interesadas (incluidos los reguladores) en las técnicas de respuesta a derrames que estaban resultando difíciles de explicar. 

La gente necesitaba entender por qué la adición de dispersante a un derrame de petróleo puede beneficiar en última instancia a los recursos sensibles.  Los productos se conocieron como "escanear/mirar"; una serie de archivos de presentación de PowerPoint ™   estilizados que emplean una paleta de colores muy neutra, texto plano y en mayúsculas e iconografía simple para transmitir conceptos técnicos clave de manera objetiva y concisa.  

Las plataformas de diapositivas son completamente sin marca y están diseñadas para hablar "por y en nombre de la industria". Además, están disponibles gratuitamente para ser utilizados en conversaciones con las partes interesadas que necesitan saber en términos simples qué ingredientes están en dispersante, cómo funcionan y las consecuencias de no usar todas las herramientas disponibles en la caja de herramientas del respondedor. 

El equipo desarrolló además una serie de otras documentaciones para respaldar estos resultados de alto nivel y bajos detalles.  Las guías de buenas prácticas, los informes técnicos y los documentos de estudio de "inmersión profunda" proporcionaron la base esencial necesaria para dar a los materiales de escaneo / mirada la credibilidad y la autoridad requeridas.    

Además, el equipo entregó un programa de implementación concertado para promover el conjunto de materiales a alrededor de 500 socorristas en todo el mundo. Este programa inspiró un efecto dominó de "embajadores confiados", defensores confiables del mantra de la industria sobre la preparación y respuesta a derrames de petróleo.

Aprendiendo de la pandemia

Experimentar la respuesta a la pandemia como ciudadanos del Reino Unido reforzó varias perogrulladas que muchos socorristas de derrames de petróleo ya conocen:   

  • En un derrame de petróleo, como en una pandemia, la velocidad de la toma de decisiones y la acción posterior es un factor crítico de éxito.
  • La participación de las partes interesadas (a través de una amplia variedad de medios) es esencial en todo momento: 
    • Puede ser necesario convencer a las partes interesadas (el público) de que al inyectar una mezcla de productos científicamente respaldados, de alguna manera mejorará la situación.
    • A pesar de los mejores esfuerzos para utilizar las redes sociales para la participación positiva de las partes interesadas, este espacio abunda en teóricos de la conspiración que se oponen al consenso científico presentado.
    • Inevitablemente hay compensaciones que necesitan una explicación cuidadosa, pero es esencial construir consensos y comunicarlos abierta y fielmente.

En las comunicaciones de riesgo, ya sea un derrame de petróleo o una pandemia mundial, hay muchos paralelismos con la situación que los gobiernos y la industria pueden aprender de las experiencias pasadas de los demás.  Una comunicación coherente y confiable, claramente presentada y con diferentes niveles de detalle para adaptarse a la audiencia debe seguir siendo el objetivo por el que todos nos esforzamos cada vez que ocurre un incidente o crisis. 

Ninguna organización es inmune a una crisis, ¿estás listo?

Asegúrese de contar con un equipo de gestión de crisis eficaz y un sistema funcional de preparación para crisis con nuestros servicios de preparación para crisis.

Más información