Activate Us

Números de contacto de emergencia

Tenga en cuenta que:

Los servicios de respuesta están garantizados SOLO para los Miembros. A los no miembros no se les garantiza una respuesta y se les pedirá que firmen un contrato de no miembros. Los servicios y las tarifas difieren. Los gerentes de servicio pueden ser contactados para ejercicios.

Oil Spill Response Limited Oil Spill Response Limited

Welcome to OSRL

  • Insight
  • Response

Covid-19: Desafíos y soluciones de respuesta

Con cualquier respuesta, la tecnología y la política pueden superar muchos obstáculos. En última instancia, el éxito se reduce a las personas.

  • By Andy Nicoll
  • 10 min read
  • oct. 30, 2020

Covid-19: Desafíos y soluciones de respuesta

Con cualquier respuesta, la tecnología y la política pueden superar muchos obstáculos. En última instancia, el éxito, independientemente de cómo se mida, se reduce a las personas: personas que entienden los riesgos, están bien cuidadas tanto física como mentalmente, y están bien apoyadas para hacer que una mala situación sea mejor de lo que sería de otra manera.

El reciente aumento de la incidencia de incidentes marítimos es motivo de preocupación

Ya hay algunas tendencias preocupantes con respecto a los incidentes marítimos que emergen en la "nueva normalidad". La recesión en la industria de viajes internacionales y la baja demanda de carga transportada por buques ha agravado la miseria para muchos marinos de la marina mercante en todo el mundo. Muchos están atrapados a bordo de barcos estacionarios o de otra manera no pueden ser relevados o repatriados al final de un largo viaje. La gente de mar descontenta puede dar lugar a operaciones marinas inseguras, atajos y otras posibles consecuencias del descuido del deber. Este verano se produjo un aumento en la incidencia de accidentes marítimos relacionados con la contaminación por hidrocarburos. Es demasiado pronto para hacer suposiciones o establecer correlaciones en cuanto a la causa de estos eventos, entre otras cosas porque cada incidente sigue bajo investigación, pero aun así hay motivos de preocupación.

Existe un riesgo creciente de que ocurra un evento de alta consecuencia durante la pandemia

El riesgo es un producto de la probabilidad y la consecuencia. Hay muchos modelos existentes para ayudar a los planificadores a modelar una gama de resultados diferentes. Considere un espectro desde pequeños percances operativos que ocurren en puertos y puertos hasta eventos catastróficos de pérdida de control de pozos que requieren capacidad colectiva tanto del gobierno como de la industria petrolera internacional. Si bien este último escenario de alta consecuencia es tranquilizador e infrecuente, está claro que la pandemia que actualmente se apodera del mundo es probable que esté con nosotros durante algún tiempo hasta que haya una vacuna disponible o vivir con COVID-19 se convierta en la norma. Dados estos plazos, es probable que aumente la probabilidad de que ocurra un evento de alta consecuencia durante la pandemia actual (o la siguiente).

Al responder a un derrame de petróleo, las personas marcan la diferencia

Los equipos y la tecnología tienen su lugar, pero pueden tener un uso limitado en un entorno marino dinámico, y la industria aún no está en el lugar donde el equipo pueda autodesplegarse. Además, una respuesta exitosa depende de contar con personas bien capacitadas que estén organizadas y trabajen según un plan común. Siempre se trata de personas, a menudo de una amplia gama de organizaciones diferentes, que trabajan juntas dentro de una estructura organizativa sólida que se necesita para coordinar una amplia gama de esfuerzos colectivos, esforzándose por lograr objetivos comunes. El incidente de Deepwater Horizon (Golfo de México, 2010) ilustra este punto. Esta respuesta al derrame fue la movilización más significativa de personal y equipo desde la Segunda Guerra Mundial. La respuesta atrajo grandes volúmenes de equipos especializados de combate de derrames de petróleo de todo el mundo. Pero era el pueblo; casi 50.000 en el campo y 9.000 en los Centros de Mando durante el pico del incidente que marcó la diferencia.

Hay una miríada de factores a considerar al coordinar una respuesta dependiente del respondedor durante una pandemia.

Los principios de la gestión de incidentes multiagencial ya están bien establecidos. Una estructura de gestión simple con un comando único (o unificado) que establece objetivos comunes dentro de un marco que es escalable a las demandas de la respuesta. Además, el estricto cumplimiento del "lapso de control" con todos utilizando el mismo lenguaje técnico y siguiendo un "ritmo de batalla" cíclico de planificación, implementación, revisión y ajuste a las necesidades cambiantes de la respuesta. Estas características esenciales de un Sistema de Gestión de Incidentes están bien arraigadas en los círculos de preparación y respuesta ante derrames de petróleo. Fueron fundamentales para el éxito del incidente de Deepwater Horizon, que afectó a cinco estados de estados de Estados Unidos, requirió tres puestos de mando y una respuesta internacional sin precedentes del gobierno y la industria. Pero, ¿cómo se puede movilizar una respuesta dependiente de la respuesta durante una pandemia mundial? Hay una miríada de factores complicados que requieren un replanteamiento sobre cómo llevar a cabo una respuesta efectiva en esta situación:

  • Restricciones que limitan o impiden el movimiento de expertos al país/área incidente:
    • La autoridad impuso restricciones de confinamiento
    • Disponibilidad restringida de transporte comercial
    • Personas que no están dispuestas a viajar por razones personales
  • Requisitos de cuarentena que retrasan la implementación (y la repatriación)
  • Régimen de pruebas de virus para los respondedores y el personal del centro de mando
  • Medidas de mitigación de la transmisión del virus en el centro de mando y en el campo
  • Demandas de distanciamiento social sobre los socorristas (cerca de la costa, en alta mar y en tierra)
  • Requisito adicional significativo de EPP (tanto para evitar el contacto con el aceite como con el virus)

Ya este año se vislumbran las complicaciones adicionales que tal escenario presentaría. Sin embargo, también hay oportunidades para superar estos problemas adaptando los modelos de respuesta tradicionales para aplicarlos a nuevas formas de trabajo. Todos los aspectos de la respuesta a los derrames de petróleo se dividen en dos actividades fundamentales: en primer lugar, la actividad física (esencialmente la respuesta en el campo, ya sea en el aire, en o debajo de la superficie del mar, en la costa o en tierra) y en segundo lugar, la actividad virtual (es decir, aquellos aspectos de comando y control de la gestión de derrames que se prestan a las plataformas de comunicación virtual ahora omnipresentes).

¿Qué hace que la respuesta sea difícil?

La respuesta a cualquier emergencia ambiental puede ser una situación de alta presión y psicológicamente estresante antes de verse agravada por otros factores de estrés relacionados con la pandemia.

Observar dónde tiene lugar la respuesta se puede dividir en tres teatros de actividad:

  1. Centro de Comando de Incidentes: El ciclo operativo típico de planificación, implementación, revisión y ajuste se presta a la tecnología virtual. Los gustos de Zoom, Microsoft Teams y otras plataformas de comunicación basadas en Internet facilitan reuniones grupales, discusiones de trabajo, pizarras blancas y uso compartido de archivos, pero ¿hasta dónde puede llegar esto?
    La tecnología permite la reunión virtual de expertos de todo el mundo para coordinar una respuesta. De un plumazo, esto elimina todas las complicaciones de los viajes internacionales, las restricciones de cuarentena, el riesgo de propagación de la infección y los onerosos requisitos de distanciamiento social que exige un centro de comando físico. También hay ventajas en el sentido de que minimiza el tiempo perdido en los viajes internacionales o la configuración de instalaciones físicas, lo que teóricamente debería permitir una respuesta más rápida y, en última instancia, más efectiva. La desventaja es que una respuesta remota puede ser también estresante si se trata de hacer malabarismos con otras prioridades en medio de los límites borrosos del trabajo virtual, y especialmente si hay una diferencia horaria significativa entre el equipo del centro de comando virtual y la respuesta de campo.
  2. Respuesta en el mar de buques y aeronaves: Dentro de las comunidades marinas y de aviación, los protocolos que permiten a las aeronaves volar y a los buques ejercer su comercio siguiendo las medidas apropiadas de mitigación de riesgos para proteger a la tripulación ya están bien desarrollados.
    De ello se deduce, por lo tanto, que las aeronaves y los buques pueden desplegarse para adoptar contramedidas contra derrames de petróleo desde el aire y el mar, como se consideraría operaciones normales en el contexto de la respuesta a los derrames. El control y la coordinación de esos activos provendrían del centro de mando (virtual) sobre la base de la información extraída de la dependencia de conciencia situacional.
  3. Evaluación de la costa (y limpieza): Esta es quizás la parte más difícil del rompecabezas, ya que no se puede hacer de forma remota o virtual y, a menudo, requiere que muchas personas trabajen en proximidad. Por razones de seguridad, los equipos de evaluación deben trabajar en el campo, en parejas o grupos pequeños a medida que se observan y documentan los impactos o los impactos potenciales en una amplia variedad de diferentes tipos de costas. Los desafíos del distanciamiento social son demasiado evidentes. A pesar de esto, la salud y la seguridad deben anular los desafíos operativos (referencia IOGP / IPIECA Good Practice Guide Responder Health and Safety).

La tecnología puede ayudar, por ejemplo, el uso de drones y vehículos aéreos no tripulados puede ser beneficioso en el registro de datos visuales a macroescala. Sin embargo, es más difícil evaluar el nivel de detalle granular y multisensual que generalmente solo se obtiene al tener "botas en el suelo". Cuando sea necesario el tratamiento físico de la costa, se necesitarán más medidas para mitigar los riesgos planteados a los socorristas y los escuadrones de limpieza.

En todos los escenarios, es necesario pensar y cuidar el bienestar de las tripulaciones aéreas, las tripulaciones de los buques y los respondedores. Y, por supuesto, no son solo los propios respondedores, sino el impacto de la crisis de salud en sus familias y seres queridos lo que puede exacerbar la capacidad de un respondedor para trabajar de manera segura y efectiva.

Un amigo necesitado es un amigo de verdad: la ayuda mutua importa

Las restricciones de viaje (impuestas o la falta de disponibilidad) junto con los requisitos de cuarentena pueden ser el mayor problema para mover al personal de respuesta clave dentro y fuera de un lugar de respuesta. Una solución es hacer uso de las plantillas existentes que permiten a las compañías petroleras compartir personal y recursos críticos bajo el principio de ayuda mutua. Desarrollados a raíz del incidente de Deepwater Horizon, estos acuerdos de plantilla ahora se están revisando con renovado entusiasmo como un posible facilitador clave en un escenario de pandemia.

Para considerar un ejemplo, si la Compañía A y la Compañía B tienen operaciones en el País X, es probable que haya personal de manejo de emergencias local en ambas compañías.

Si se requiere que la Compañía A monte una respuesta y establezca un Centro de Comando, ya existen arreglos de plantilla que podrían permitir que el personal de B apoye el esfuerzo, lo que podría negar la necesidad de traer expertos de fuera del País X.

Una respuesta exitosa en última instancia se reduce a las personas

La comunidad de respuesta es un grupo ingenioso y está adaptando sus protocolos y procedimientos para permitir actividades de respuesta seguras y protegidas por Covid durante la pandemia. Del mismo modo, las empresas están revisando sus planes y procedimientos. Muchos están realizando ejercicios con organizaciones de respuesta para probar la capacidad colectiva de responder a los aspectos físicos y virtuales de ejecutar una respuesta.

Sin duda, habrá desafíos adicionales en torno a los viajes y la logística (es decir, mover y mantener personas y equipos). De hecho, durante el confinamiento global de abril y mayo de 2020, los vuelos de aviones comerciales se redujeron en aproximadamente un 90% en volúmenes promedio. Los aviones comerciales de pasajeros contienen una gran cantidad de carga de carga. Esta reducción tuvo un efecto dramático en la disponibilidad de aviones de carga dedicados, ya que las organizaciones que mueven bienes esenciales y EPP en todo el mundo rápidamente adquirieron muchos aviones que estaban disponibles.

Los gobiernos pueden ayudar a superar esas barreras. La declaración de una Emergencia Nacional y el control de la capacidad militar pueden eludir un estancamiento logístico. En junio de este año, la Organización Marítima Internacional (OMI) y la IPIECA (la asociación mundial de la industria petrolera) emitieron un comunicado conjunto a los Estados miembros. El propósito era alentar medidas adicionales de preparación para derrames para permitir los esfuerzos de respuesta internacional, a pesar de las posibles restricciones de confinamiento por la pandemia sobre el movimiento de personas y equipos.

Vale la pena reflexionar aquí de nuevo sobre el incidente de Deepwater Horizon, para considerar cómo tal movilización y respuesta sin precedentes tendrían que modificarse para aplicarse en el mundo donde el confinamiento local, el distanciamiento social, las restricciones de viaje y los requisitos de EPP se están convirtiendo en requisitos previos de nuestro nuevo marco de referencia. La nueva tecnología operada a distancia jugará un papel clave en la próxima gran respuesta. Además, la experiencia que OSRL y otras organizaciones de respuesta están adquiriendo ahora a través de ejercicios diseñados para validar la capacidad que está limitada por el nuevo entorno operativo será invaluable. Sin embargo, siempre habrá nuevos retos en los que aún no hemos pensado, así que debemos seguir escalando esa montaña.

La pandemia de Covid-19 puede no causar directamente derrames de petróleo, está teniendo un impacto negativo no solo en la probabilidad sino también en las consecuencias en caso de que ocurra. Con cualquier respuesta, la tecnología y la voluntad política pueden superar muchos obstáculos. En última instancia, el éxito, independientemente de cómo se mida, se reduce a las personas: personas que entienden los riesgos, están bien cuidadas tanto física como mentalmente, y están bien apoyadas para hacer que una mala situación sea mejor de lo que sería de otra manera.

¡Te tenemos cubierto!

Dondequiera que se encuentren en la cadena de suministro sus riesgos de derrame de petróleo, estamos listos para responder con nuestra experiencia y recursos en cualquier momento y en cualquier lugar con nuestros servicios de Respuesta a Miembros.

Más información