Activate Us

Números de contacto de emergencia

Tenga en cuenta que:

Los servicios de respuesta están garantizados SOLO para los Miembros. A los no miembros no se les garantiza una respuesta y se les pedirá que firmen un contrato de no miembros. Los servicios y las tarifas difieren. Los gerentes de servicio pueden ser contactados para ejercicios.

Oil Spill Response Limited Oil Spill Response Limited

Welcome to OSRL

  • Insight
  • Industry

Las ramificaciones completas de la reducción de costos

¿La tendencia actual a la reducción de costos plantea preguntas sobre las consecuencias no deseadas?

  • By Emma Smillie
  • 9 min read
  • mar. 22, 2021

Las ramificaciones completas de la reducción de costos

Una pregunta a considerar, el costo potencial a calcular. Dado que las reducciones de personal siguen ocupando un lugar destacado en la agenda, la tendencia actual a la reducción de costos plantea preguntas sobre las consecuencias no deseadas.

Al igual que muchos sectores, la industria del petróleo y el gas todavía está capeando la tormenta causada por la pandemia de COVID-19. Para agravar el problema, las empresas de upstream, midstream y downstream se encuentran en un estado de transición más amplio, respondiendo al cambio global hacia la energía renovable y enfrentando una creciente necesidad de abordar las expectativas de neutralidad de carbono.

Las agudas presiones financieras enfrentadas el año pasado pueden haberse aliviado un poco, con los recientes anuncios de la OPEP + y el impacto previsto de los lanzamientos de vacunas que empujan los precios por encima de los 60 dólares por barril por primera vez desde finales de 2019. Sin embargo, las reducciones de personal siguen siendo una prioridad en la agenda, ya que las empresas buscan aumentar sus márgenes y recuperar las pérdidas históricas en las que incurrieron en 2020. Esta tendencia continua para la reducción de costos plantea preguntas sobre las consecuencias no deseadas y el potencial de afectar la forma en que las empresas mantienen la agilidad, el rendimiento operativo y los estándares de preparación con una fuerza laboral reducida y niveles de inversión más bajos. 

 

En términos de respuesta a derrames de petróleo, doce meses después del brote de COVID-19, OSRL ha visto disminuir el número de derrames de petróleo en línea con la reducción de la demanda de petróleo. Por lo tanto, para muchos, parecería que el perfil de riesgo general también debería haberse reducido. Desafortunadamente, el riesgo simplemente no funciona así.

El perfil de riesgo está cambiando; una crisis imprevista podría provenir de una gama más amplia de fuentes

Si se cuestionara al público en general, para muchos, su recuerdo perdurable de un derrame de petróleo será un incidente submarino reciente. En esta esfera de la industria, se ha prestado una atención significativa a la preparación, con mayores salvaguardias a todos los niveles. De hecho, es probable que el sector submarino esté ahora bien preparado en caso de otro derrame importante. Sin embargo, es totalmente plausible que el próximo gran incidente provenga de un riesgo menos aparente, con oleoductos envejecidos y un mayor almacenamiento de petróleo en regiones menos reguladas que representan solo dos áreas de peligro potencial. 

De hecho, a pesar de la reducción del tráfico mundial, en realidad hubo un aumento en los incidentes de envío en 2020, en parte debido a problemas relacionados con COVID-19, como la interrupción de los programas de mantenimiento esenciales, la falta de acceso a piezas de repuesto, la reducción o el retraso de los reconocimientos legales y las inspecciones portuarias, y la fatiga de la tripulación como resultado de períodos prolongados en el mar.

Del mismo modo, las tensiones geopolíticas siguen estando cerca del punto de ebullición, con muchos territorios ricos en petróleo situados en regiones caracterizadas por la incertidumbre política. Por ejemplo, una refinería de petróleo podría ser un objetivo para otro ataque de alto perfil, similar a los trágicos eventos en la refinería de In-Amenas en Argelia en 2013. El informe posterior de In-Amenas destacó un "fracaso de la imaginación" para concebir que podría ocurrir un incidente de esa naturaleza e instó a un cambio generalizado en la forma en que el operador consideraba su perfil de riesgo.  

En respuesta, los operadores de petróleo y gas deben asegurarse de que pueden considerar, prepararse y responder adecuadamente a una amplia gama de eventos y escenarios en sus operaciones, incluidos aquellos que tal vez no hayan contemplado en el pasado.

El costo de la preparación y respuesta ante derrames de petróleo es un costo real, pero el impacto de no estar preparado es aún mayor.

El costo de la preparación y respuesta ante derrames de petróleo es un costo real, pero el impacto de no estar preparado es aún mayor.

El sector del petróleo y el gas está bajo un mayor escrutinio regulatorio que nunca, y las posibles multas por incumplimiento son cada vez mayores. El riesgo reputacional nunca ha sido tan alto, exacerbado por la velocidad a la que viajan ahora las noticias de un incidente, lo que hace que sea cada vez más difícil influir, y mucho menos controlar la narrativa.

En estos tiempos digitales modernos, las implicaciones de una preparación y respuesta inadecuadas son significativas. Las compañías satelitales buscan activamente derrames de petróleo en el mar y publican sus hallazgos al mundo en minutos. Todo el mundo tiene un teléfono inteligente y puede enviar imágenes a periodistas hambrientos de contenido y redes sociales con solo hacer clic en un botón. 

Los objetivos y programas ambientales, sociales y de gobernanza (ESG) son un enfoque clave para la industria, y esto no se ha desacelerado a pesar de la pandemia de COVID-19. En la última década, la presión sobre el sector para la acción ambiental ha aumentado exponencialmente. 

El debate sobre la transición energética continúa cobrando impulso, impulsado por la política estatal y las iniciativas regulatorias internacionales (los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU son prominentes entre ellos). 

Los requisitos de cumplimiento y presentación de informes impuestos por estos programas están en aumento, y en muchas jurisdicciones, se extienden más allá del medio ambiente a objetivos sociales y de gobernanza. 

La creciente presión de las partes interesadas, incluidos los inversores, combinada con el poder cada vez mayor de las comunicaciones digitales, en particular las redes sociales, crea un entorno en el que hay poco margen de error. 

Una mala respuesta a un incidente vivirá mucho tiempo en la memoria de las partes interesadas y podría atormentar a una organización durante muchos años o destruirla por completo. El mundo está mirando. La reputación tarda años en construirse y momentos en destruirse. Es simplemente demasiado importante dejarlo al azar.

La pérdida de personal clave está dejando un potencial agujero negro de habilidades

Los proyectos retrasados, los márgenes más ajustados y la reducción de la demanda han afectado a las compañías de petróleo y gas, desde las organizaciones más grandes hasta las más pequeñas. Las empresas más grandes han respondido desprendiéndose de activos, con empresas más pequeñas y vehículos de inversión recién formados que los adquieren rápidamente. Los presupuestos se examinan posteriormente, y la reducción del número de empleados a menudo encabeza la lista, a veces sin una comprensión firme de las implicaciones a largo plazo.  

No es la primera vez que esto sucede. Solo hable con la generación anterior en la industria. 

A principios de la década de 1990, la industria petrolera disminuyó significativamente su fuerza laboral, y luego volvió a reclutarse muchos años después cuando el precio del petróleo se recuperó. Muchos expertos experimentados nunca regresaron al sector petrolero, optando por industrias con perspectivas de carrera menos volátiles.  

La industria del petróleo, el gas natural y los productos químicos en Estados Unidos eliminó 107.000 empleos solo entre marzo y agosto del año pasado, según un informe publicado por Deloitte sobre el futuro del trabajo en el sector. Es la "tasa más rápida de despidos en la historia de la industria", afirma el informe, un ritmo notable incluso para un sector famoso por sus picos altísimos y mínimos castigadores.  

Muchas de las personas en las posiciones que se ocuparían de los derrames de petróleo han estado entre las víctimas, ya sea por elección o necesidad. Dentro de estos grupos se encuentra una gran cantidad de conocimientos y habilidades que en gran medida no se han transmitido a la próxima generación. En tiempos difíciles, es difícil justificar posiciones que no contribuyen inmediatamente a la línea de fondo, sin embargo, el costo del vacío de conocimiento dejado atrás podría ser significativo.

Las curvas de aprendizaje para muchos son empinadas, y un derrame de petróleo no proporciona tiempo para aprender.

Ya sea que se trate de personas que asumen más responsabilidad debido a la pérdida de personal, o empresas más pequeñas e inexpertas que adquieren nuevos activos, las caras nuevas necesitan tiempo para aprender. Pero, si las personas para enseñarles no están disponibles, los procesos y procedimientos podrían ni siquiera existir, o pueden haber sido heredados con poca o ninguna entrega cualitativa. 

Un derrame de petróleo no esperará a que se escriba o aprenda un proceso. Durante el reciente derrame en Mauricio, los equipos movilizados al incidente describieron su experiencia como "la curva de aprendizaje más empinada de sus vidas". Esta es una declaración aterradora. Un derrame activo simplemente no es el momento para una curva de aprendizaje empinada. ¿Cuál podría ser el impacto si el próximo gran derrame de petróleo está bajo la vigilancia de una organización con personal sin experiencia, con una falta de preparación, proceso y procedimiento? Potencialmente enorme para el medio ambiente, la reputación de la organización y su viabilidad financiera. 

La subcontratación puede ser una solución, pero no cualquier equipo antiguo lo hará.

A medida que las organizaciones de la industria del petróleo y el gas se reestructuran, deben considerar cómo mantienen una capacidad de preparación y respuesta rentable y eficiente. 

Las personas que necesitas en un incidente son las "manos seguras", las que tienen la experiencia. ¿Cómo replica una organización esto cuando estas son las mismas personas de las que han necesitado decir adiós? 

Una solución podría ser externalizar esta capacidad, pero con esto vienen riesgos adicionales. Cualquier subcontratación debe considerarse cuidadosamente. Como dijo una vez el especialista estadounidense en respuesta a pozos petroleros Red Adair: "Si crees que es costoso contratar a un profesional para que haga el trabajo, espera hasta que contrates a un aficionado".

Para algo tan importante como la respuesta al derrame de petróleo, que sin duda afecta a las personas, el medio ambiente, los activos de la empresa y la reputación, el pedigrí y la experiencia de la organización de terceros son esenciales. 

La "necesidad" fundamental es un socio de confianza, en lugar de un proveedor, para un par de manos seguras capaces de manejar cualquier respuesta. Demasiadas organizaciones de respuesta hacen afirmaciones audaces, pero la debida diligencia en el proceso de selección es vital.

En conclusión

La industria del petróleo y el gas se enfrenta a desafíos sin precedentes en términos de mantener capacidades efectivas de prevención, preparación y respuesta ante derrames. Varios factores en competencia influyen en los tipos de riesgo que un operador podría enfrentar y las posibles consecuencias, que posiblemente sean más graves que nunca. 

El costo de la preparación y la respuesta está aumentando, particularmente con grandes franjas de personas con experiencia que salen de la industria. Sin ese personal experimentado, la industria del petróleo y el gas debe pensar de manera innovadora sobre cómo satisface esta brecha de capacidad. 

Existen soluciones, como la externalización, pero es fundamental reconocer que el futuro de cualquier empresa puede descansar en lo bien o mal que se gestione un incidente futuro. Esta puede ser una de las áreas en las que la calidad y la experiencia demostradas deben ser el principal factor decisivo. 

Con actividades de exploración reducidas, el nivel de riesgo puede parecer más bajo. Sin embargo, este no es momento para la complacencia. En estos tiempos únicos, las consecuencias potenciales de no responder adecuadamente a un incidente son mayores que nunca.