Activate Us

Números de contacto de emergencia

Tenga en cuenta que:

Los servicios de respuesta están garantizados SOLO para los Miembros. A los no miembros no se les garantiza una respuesta y se les pedirá que firmen un contrato de no miembros. Los servicios y las tarifas difieren. Los gerentes de servicio pueden ser contactados para ejercicios.

Oil Spill Response Limited Oil Spill Response Limited

Welcome to OSRL

  • Insight
  • Industry

El aumento de los estándares de seguridad y la mitigación de riesgos futuros

Los derrames de petróleo y las lesiones por perforación en alta mar están en aumento. Se necesita hacer más.

  • By Lee Barber
  • 8 min read
  • jul. 11, 2022

El aumento de los estándares de seguridad y la mitigación de riesgos futuros

El derrame de petróleo de Macondo en 2010 en el Golfo de México actuó como una llamada de atención para la industria de exploración submarina y llevó a la administración estadounidense a promulgar una serie de reformas para mejorar la seguridad en todo el sector. Se adoptaron nuevos procedimientos, reglas y regulaciones más allá de los confines de las aguas estadounidenses y condujeron a una disminución de los incidentes a lo largo de la década siguiente. Sin embargo, 12 años después, una revisión del Centro para el Progreso Americano (CAP) ha encontrado que los derrames de petróleo y las lesiones causadas por la perforación en alta mar están en aumento, amenazando con borrar el progreso realizado durante este período. En este artículo, discutimos las fuerzas que impulsan el aumento de los estándares de seguridad y por qué aún se necesita hacer más para mitigar los riesgos futuros y evitar otra tragedia global.

Reflexionando sobre el pasado

Cuando consideramos los impulsores de los aumentos en los estándares de seguridad, sabemos que nuestra industria toma muy en serio los aprendizajes de eventos pasados, y hoy desarrolla sistemas rigurosos para evitar que la historia se repita y permitir mecanismos de respuesta efectivos. Sin embargo, si Macondo nos enseñó algo, es que no podemos ser complacientes y responder a un incidente no es un sustituto para garantizar que no suceda en primer lugar. 

Si observamos los datos de las últimas cinco décadas, podemos ver que el número de derrames de petróleo a nivel mundial ha disminuido significativamente, particularmente para derrames importantes, por lo que cualquier cambio en esta trayectoria debe analizarse cuidadosamente. Baja probabilidad no significa probabilidad cero, y es imperativo que no volvamos a una mentalidad anterior a Macondo centrándonos en probar sistemas contra escenarios probables y evitando la planificación del peor de los casos.

Los avances tecnológicos a lo largo del siglo 20 permitieron al mundo ir más alto, más rápido, más lejos, más profundo y más grande que nunca. Pero llevar las cosas al límite también aumenta el nivel de riesgo, especialmente para el medio ambiente. Hasta la década de 1980, la sociedad aceptó en gran medida estos riesgos e ignoró los crecientes niveles de contaminación del aire y el agua. Los gobiernos y gran parte de la sociedad opinaron que era un problema de la próxima generación: era más importante mantener el bajo costo de la energía, los bienes y los servicios. Hoy en día, muchos de nosotros pensamos de manera diferente, vemos el mundo de manera diferente y, lo que es más importante, sabemos que tenemos la responsabilidad de proteger el medio ambiente. 

Entonces, ¿por qué el cambio? Las actitudes públicas y gubernamentales hacia la protección del medio ambiente han mejorado dramáticamente en los últimos 30 años. Si bien es cierto que todos estamos mucho más educados sobre las posibles ramificaciones de los desastres ambientales y las empresas son más conscientes del potencial de daño a la reputación, también hemos aprendido lecciones de la manera más difícil. Lamentablemente, un mejor conocimiento y comprensión a menudo se ha producido a expensas de vidas humanas o de la destrucción de hábitats ambientales después de accidentes y desastres evitables.

Uno podría suponer que la salud, la seguridad y la protección del medio ambiente son ahora fundamentales para los objetivos estratégicos de cada negocio. Sin embargo, la realidad dentro de la exploración de petróleo y gas es que el cambio impulsado por lecciones valiosas y a menudo dolorosas no siempre es tan simple o consistente como algunos esperarían. El análisis complejo y las investigaciones de años pueden dar lugar a recomendaciones múltiples y, a veces, contradictorias. Estos resultados podrían ser voluntarios o regulatorios y podrían afectar el diseño, la construcción o los criterios de desempeño. En algunos casos, la industria puede estar menos dispuesta a aceptar el consejo o mandato debido a que ya está desactualizado, la mala comprensión de la industria por parte del regulador u organismo de investigación, las implicaciones financieras desproporcionadas del cumplimiento o la probabilidad de que las circunstancias se repitan se consideren insignificantes. Aún más común es que las regulaciones se implementen solo a nivel nacional, con otras naciones y empresas con sede en regiones menos desarrolladas que no quieran o puedan seguir el ejemplo de gobiernos más proactivos.

Esperando

Responder a los riesgos previamente realizados es una cosa y la mayoría de las organizaciones entienden que no hay excusa para no establecer procedimientos para abstenerse de repetir un escenario evitable, pero ¿estamos haciendo lo suficiente para predecir cómo los desarrollos en nuestra tecnología, operaciones o entorno operativo podrían conducir a nuevos riesgos? ¿Estamos explorando los riesgos que podemos enfrentar en el futuro? Y si lo somos, ¿cómo nos protegemos contra eventos que nunca han sucedido?

Solo tenemos que mirar a la industria naviera para ver cómo los desarrollos en el tamaño de los buques, la inestabilidad geopolítica, los patrones climáticos cambiantes y la naturaleza de la carga presentan riesgos emergentes que apenas están comenzando a considerarse.  

La industria naviera ya tiene una mayor propensión a incidentes significativos que la exploración de petróleo y gas, ya que hay muchas más variables que afectan el riesgo, es decir, la carga es más diversa y la escala de las operaciones es mucho mayor. Por ejemplo, en febrero de este año, el portacoches de 60.000 GT, Felicity Ace, se incendió y se quemó durante más de una semana antes de que los equipos de recuperación pudieran abordar. Mientras era remolcado a un lugar seguro, el barco se hundió y ahora está a dos millas bajo la superficie del Océano Atlántico. El buque transportaba miles de automóviles equipados con baterías de iones de litio, así como miles de galones de petróleo y gas, lo que representaba una amenaza muy real para el medio ambiente marino en los próximos años. La industria naviera reconoce que todavía hay datos limitados sobre los vehículos eléctricos y su riesgo potencial de incendio, lo que significa que las tripulaciones del barco pueden no tener las herramientas o la capacitación adecuadas para combatir estos incendios. ¿Debería la naturaleza de la carga significar que se implementen medidas de seguridad adicionales y cambios en el diseño del buque? 

Otra amenaza emergente que aún no se ha discutido adecuadamente son los buques autónomos. Si bien no hay duda de que las soluciones autónomas son clave para lograr las ambiciones de cero emisiones del transporte marítimo, es primordial garantizar que estos buques tengan las salvaguardas necesarias a bordo para hacer frente a desafíos como la seguridad cibernética o las condiciones climáticas cada vez más extremas. La regulación es con demasiada frecuencia reactiva, así que ¿estamos poniendo demasiada fe en la industria para poner el medio ambiente en primer lugar? 

El club Standard P&I advierte que la frecuencia y ferocidad de las tormentas aumentan año tras año, causando mucho más daño y un mayor riesgo de incidentes. ¿Son los buques autónomos capaces de responder al clima extraño de la misma manera que los buques tripulados? ¿Está la IA que gestiona su tránsito lo suficientemente desarrollada como para garantizar que la seguridad ambiental prevalezca sobre el rendimiento operativo o deberían regularse para garantizar que este sea el caso? 

El informe 2022 del Consejo Mundial de Transporte Marítimo señaló un número "inusualmente alto" de incidentes, con estimaciones de que un promedio de 3.113 contenedores se perdieron en el mar en el período de dos años de 2020-2021. El informe tiene en cuenta eventos significativos como el colapso de la pila One Apus en diciembre de 2020 que resultó en la pérdida de más de 1,800 contenedores en un solo incidente. Además de los contenedores de riesgo de contaminación significativa presentes a través de la carga peligrosa y las sustancias peligrosas y nocivas (SNP), son en sí mismos un peligro para la navegación y podrían causar un incidente de derrame de petróleo a través de una colisión. 

Los incidentes como el encallamiento de buques plantean un riesgo significativo y a menudo son causados por errores humanos, a veces información inadecuada relacionada con el puerto o las presiones de la cadena de suministro, lo que hace que los buques entren en puertos desconocidos. La falta de atención de maniobras y las operaciones de navegación inadecuadas también deben enumerarse como causas comunes de accidentes importantes de encallamiento de buques, como fue el caso en el reciente incidente de Suez con el buque Evergreen.  

La gran mayoría de las compañías petroleras internacionales (IOC) se han comprometido a reducir su huella de carbono a cero para 2050. Cumplir con este objetivo significa que se requerirá una variedad de enfoques, y esto potencialmente incluye retirar los hidrocarburos por completo o minimizar futuros proyectos de exploración. La Administración de Información de Energía de los Estados Unidos estima que la demanda de energía aumentará un 47% en los próximos 30 años, por lo que se puede argumentar que probablemente veremos una brecha energética a medida que el mundo lucha por igualar la oferta con la demanda. Las compañías petroleras más pequeñas e independientes ya están adquiriendo activos que están siendo desinvertidos por IOC. Es normal que estos jugadores más pequeños asuman una infraestructura obsoleta, pero al asumir estos activos deben reconocer que cada activo tiene una vida útil de diseño y necesita un mayor grado de mantenimiento para garantizar la integridad de los activos y evitar un incidente importante.

Las compañías petroleras más pequeñas pueden optar por no ir más allá de los mínimos legales en términos de estándares de seguridad y no necesariamente tener bolsillos lo suficientemente profundos o las estructuras establecidas para hacer frente a una explosión importante de manera efectiva. En muchos países, el gobierno estipula niveles mínimos de seguro para permitir esto, pero esto no necesariamente ocurre en todas partes.

Por último, la situación actual en Rusia es un buen ejemplo de dónde la inestabilidad política puede afectar el riesgo y se puede encontrar más información en nuestro artículo de Liderazgo de pensamiento titulado "Sanciones rusas y las leyes de consecuencias no deseadas".  

¿Deberíamos usar la historia para predecir el futuro?

¿Deberíamos usar la historia para predecir el futuro? Podemos aplicar los aprendizajes de eventos e incidentes, pero no solo debemos confiar en la historia. La historia explica el pasado y da una comprensión de lo que puede ocurrir en el futuro, pero no necesariamente nos da la imagen completa. 

Como se describió anteriormente, existen varios riesgos potenciales, a menudo interconectados, que se atribuyen a múltiples accidentes e incidentes que nadie debe ignorar. Las recomendaciones para abordar la falta de capacitación, la reducción de costos y la desviación de los procedimientos operativos estándar debido a retrasos o presiones operativas son comunes y están diseñadas para superar el factor humano en la causalidad del accidente. 

En última instancia, la legislación es un método eficaz de aplicación, pero, en el escenario internacional, esto es notoriamente lento para no perjudicar a las naciones menos desarrolladas. La comunicación y difusión eficaces de la experiencia adquirida seguirán siendo un desafío, en particular en la industria, a nivel nacional y mundial. Las actitudes corporativas han mejorado y los miembros de OSRL son una demostración del compromiso de las empresas más conscientes del medio ambiente, pero aún tenemos la oportunidad de ir más allá, tener conversaciones más abiertas, colaborativas y transparentes sobre cómo, como industria, podemos ser más proactivos, tomar la iniciativa y asegurarnos de estar preparados para el futuro. cualesquiera que sean los desafíos que traerá.